domingo, 3 de junio de 2012

TURISMO EN EL CABO DE LA VELA Atardecer


Necesita información personalizada solicítela AQUÍ


Atardecer en el Cabo de La Vela Guajira - Colombia  



El que nunca ha venido a hacer turismo en el cabo de la vela , no sabe que es un atardecer, es donde se siente la inmensidad del todo poderoso ante nuestros ojos, y el efecto que el produce en nuestra piel, al reflejo del multicolor ocaso del astro rey.

Ver un paisaje de la Guajira en una foto y apreciarlo con todos los sentidos, son dos efectos distintos es uno, es recrear nuestra vista, el otro sentir, apreciar la belleza que irradia este paraíso terrenal, donde  aun los efectos de la contaminación visual del concreto no han llegado.

El turismo en el Cabo de la vela no es solo  hecho de contemplar los atardeceres en la Guajira es el de acompañar el sueño en un chinchorro,  en una noche tapizada con millones de estrellas, al reflejo de la luna, y la melodía del murmullo de las olas del mar en sus layas lateadas es sentir el placer que nos brinda la naturaleza virgen e impoluta, que nos obsequia el creador, en ella se pierde la imaginación, el poeta se inspira y la Guajira nos hace sentir la verdad de nuestra existencia.

A la orilla de un mar claro y rutilante como un diamante, sentir como la ola va y viene rosando nuestros pies, es la sensación que deja atrás ese diario ajetreo de la inhóspita ciudad llena de smog, ruido y concreto reforzado, que nos produce estrés  apretando nuestro espíritu y nuestras emociones, entrecortando nuestra respiración porque nuestros pulmones buscan aire puro y al no encontrarlo nuestro cerebro no funciona bien y hace que nos volvamos irascibles, amargados.

Caminamos muchas veces cabizbajos y meditabundo, marulleando la desdicha de tener que subir a un transporte que nos lleva apretujados como van las sardinas en aceite a la mesa o en un vehículo que tiene las tres velocidades despacio, mas despacio y arado por que en la ciudad de las “comodidades” en que vivo tiene congestión vehicular que a su vez congestiona nuestro cuero y nuestro espíritu.

Si alguna vez quieres sentir la sensación de la plena libertad tienes que venir a pasar unas agradables vacaciones donde tu humanidad tendrá la oportunidad de tener contacto con la naturaleza, sentir la caricia de la brisa marina que suavemente te golea con su aleta de seda y te refresca las gotas de agua salada del mar que purifican tu piel y la arena de la playa te da un masaje reparador. 

Te esperamos para mostrarte la belleza de nuestra naturaleza y el reencuentro con tu verdadera humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada